jueves, 10 de noviembre de 2011

Transgenia y Seguridad Ambiental (parte 1)

La biotecnología moderna ha hecho posible la producción de especies mediante el uso de la ingeniería genética y se les ha denominado Especies Transgénicas, usando como sinónimos las denominaciones Organismos Genéticamente Modificados (OGM), Organismos Vivos Modificados (OVM) u Organismos Vivos Alterados Genéticamente (OVAG); en el caso de los alimentos transgénicos se usa la denominación de Alimentos Alterados Genéticamente (AAG).


La primera planta transgénica producida correspondió al tabaco en el año 1985, usando como agente transferente al Agrobacterium tumefaciens, especie ampliamente conocida en el ámbito agronómico (Stewart et al., 2000). Posteriormente fueron creadas otras técnicas de transferencia que hicieron posible cientos de ensayos, lo que permitió que una variedad de tomate transgénico fuera producido por una empresa norteamericana y liberado para siembra comercial en el año 1994. Hoy día son más de 100 las especies vegetales que están siendo producidas en el mundo bajo este sistema.

Desde que se produjo la primera liberación de material transgénico, se ha iniciado una ardua polémica entre las empresas productoras -transnacionales que han realizado grandes inversiones y grupos opositores apoyados por organizaciones ecologistas, en relación a los beneficios y riesgos que tienen o podrían causar estos organismos modificados.

Aplicación de la producción de transgénicos
De acuerdo a lo señalado por Díaz (1999), existen 5 grandes campos donde se están desarrollando transgénicos:
1. Medicamentos y vacunas transgénicas
2. Productos transgénicos para la industria
3. Alimentos transgénicos
4. Animales transgénicos
5. Producción de plantas transgénicas


Fuente: José Celis Hidalgo, Doctor en Ciencias Ambientales Facultad de Medicina Veterinaria - Universidad de Concepción

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada